LAS CONFIDENCIAS DE ANA: Esta es la historia de... ¡¡Yo te perdono!!

HA LLEGADO SU FINAL...

¿Quién debería ocupar el trono?

Todos podréis opinar con libertad pero bajo el respeto, o se volverá a restringir los comentarios, gracias por colaborar.

Esta es la historia de... ¡¡Yo te perdono!!

viernes, 26 de octubre de 2012 |


Hola Ana

Mi historia comienza mucho antes de yo nacer, de hecho no solo es mía  si no de toda mi familia. Hace mas de 40 años una chica y un chico se conocieron y se enamoraron perdidamente el uno del otro, fue amor a primera vista y siempre que podían se escapaban para estar juntos. No tardaron en formalizar su relación y sellarlo frente  a Dios.

Poco después nació mi hermana mayor. La ilusión de mi padre era tener un hijo varón, por eso mientras mi madre estaba dando a luz, mi padre esperaba en la azotea con un cubo lleno de agua en una mano y en la otra un puñado de voladores. Si era niña metía los voladores en agua y si era niño los lanzaba. En está ocasión  los metió en agua. Tres años después nació mi segunda hermana y tres mas tarde mi hermana menor. Mis padres habían perdido la esperanza de tener un hijo varón  pero pasados cuatro años nací yo, un hijo varón. Mi padre por fin cumplió su sueño.

La felicidad de ese momento duró tan solo cinco años mas, después de ese tiempo mi padre salió un día por la puerta de mi casa y no volvió mas. Había conocido a una mujer y decidió abandonar a mi madre y a sus cuatro hijos, sin una explicación, sin una despedida, sin un beso... Se fue y con él se llevó la vida de mi madre y la salud de sus hijos... sigue























Mientras mi padre se paseaba en su flamante coche por la puerta de casa de mi madre, con su nueva novia y el hijo de esta, nosotros llorábamos porque no nos dedicaba ni una mirada, ni siquiera se paraba a saludarnos  Fueron años muy difíciles,  mi madre entró en una depresión que no sabía como salir, estaba sola con cuatro hijos y sin trabajo. Apenas teníamos para comer, comíamos gracias a una hermana de mi madre, pero con su fallecimiento, la cosa se volvió a complicar. Los niños del pueblo se reían de nosotros porque no teníamos dinero para comprarnos ropa o zapatos  que los llevábamos rotos y para el colegio llevábamos pan duro con aceite y azúcar y mientras tanto mi padre se dedicaba a ir invitando a la familia de su novia a comer constantemente a restaurantes. Jamás pasó manutención por ninguno de nosotros.


Con el paso de los años nos enteramos de que había reconocido como su hijo al hijo de su novia, a él le dió los mejores años que podía, a él le compraba ropa de marca, lo llevaba de viaje, le compraba reyes y regalos por su cumpleaños... Y mientras nosotros íbamos con los dedos por fuera de los zapatos o nos vestíamos con ropa que nos daban los vecinos, ese niño tuvo el padre que nosotros perdimos y lo peor de todo no es eso, lo peor es que se olvidará de nosotros de la noche a la mañana y nos cambiara por un crío que no llevaba ni  siquiera su misma sangre.

Al pasar los años, mi padre enfermó y con su enfermedad perdió su fuente de ingresos y con ello a su mujer que lo abandonó , ese niño al que crió lo dejó solo, lo insultaba e incluso nos llegaron rumores de que en alguna ocasión le había levantado la mano. Estaba solo y enfermo, nadie cuidaba de él. Era la época de Navidad y mi madre 25 años después de que mi padre la abandonara aun lo seguía esperando, aun ponía un plato mas en la mesa para comer, aun esperaba que sonara la campana de la puerta y apareciera él... Es por eso que al enterarse de que estaba solo en una casa que se caía a cachos, nos pidió que fuéramos a buscarlo y ocupara su puesto en la mesa... Y así lo hicimos. No por él, si no por ella.

Después de tantos años volvíamos a comer juntos en Navidad. Después de esa noche me lo llevé a vivir a mi casa para cuidarlo, pero a los tres meses me volvió a sorprender al decirme que le recogiera de su casa unas herramientas para dárselas a su hijo, refiriéndose al hijo que lo abandonó, al que no era su hijo. Me dolieron tanto sus palabras que lo llevé a su casa y me olvidé, hasta que un día nos llamaron del hospital diciéndonos que estaba ingresado. Acudimos todos a verle, incluida mi madre, 16 días después fallecía en la cama de un hospital rodeado de sus hijos, nietos, hermanos y por supuesto de su mujer... La única mujer que lo amó hasta la muerte y después de tantos años de dolor, lo perdonó y le tendió su mano en los últimos minutos de su vida... Así se fue, agarrado de la mano de la mujer a la que tanto daño causó...

Dicen que hay que perdonar para ser perdonado... Gracias Ana.



--> -->

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Uff!!q historia!!creo q muy pocas personas harian lo mismo

Anónimo dijo...

Se me han saltado las lágrimas... y los vellos de punta... Admirable vuestra capacidad para acogerlo, estar ahi hasta el último momento y perdonarlo.
Os deseo lo mejor :)

Anónimo dijo...

yo no lo hubiera perdonado.... no como padre ni como marido

Anónimo dijo...

yo tampoco lo hubiera perdonado, ni como padre, ni como marido ni como persona. no me entraria en la cabeza ver a mis hijos que no tienen ni para comer ni para vestirse y no hacer absolutamente nada... es miserable y rastrero. y aunque suene cruel, debia haber muerto solo, como os dejo el a vosotros cuando tanto lo necesitabais, por dos veces..

Anónimo dijo...

Pues que quieres que te diga, yo no lo hubiera perdonado ni de coña, que mala persona dios.

Anónimo dijo...

uff que duro...

Estefania diaz gutierrez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Estefania diaz gutierrez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

me has hecho revivir mi historia,tengo 2 hermanas y 1 hermano que es el pequeño y a nosotros también nos sucedió lo mismo. eramos una familia feliz hasta que el ns abandono por irse con otra mujer.mis hermanas tenían 15 y 16 años y mi hermano y yo 9 y 10.mi madre no tenía trabajo y de la noche a la mañana tubo que salir a buscarlo y mis hermanas dejaron de estudiar para ayudar a sacarnos adelante.no teníamos apenas relación cn él y yo la que menos hasta que mis hermanas me dijeron que tenia cáncer y fui a verle.cuando lo vi sentía vergüenza

Anónimo dijo...

después de tanto tiempo,pero pronto se me paso me trato igual que cuando era una niña.me sentía feliz quería recuperar el tiempo perdido, pero solo me duro 3 meses.el falleció y con el se llevo un pedacito de mi.me arrepiento todos los días de no haber disfrutado más cn él,pero mi madre staba muy mal y toda su rabia la pagábamos nosotros.ahora solo le pido todos los días que no me deje y que camine conmigo que yo nunca nunca lo deje de querer a pesar de todo lo que paso.

Anónimo dijo...

Me ha encantado esta historia y dice mucho de tu madre que lo haya perdonado un gran corazón y alguien super generosa. Mucha gente de aquí opina a la ligera pero hay q verse en la situación.. pero coincido en q yo creo que veo a mis hijos así y q el nota pasa del tema y x mi le podían ir dando, así de claro. Pero admiro a gente que tenga esos tan buenos sentimientos y esa nobleza.

Anónimo dijo...

Me ha encantado la historia.Dice mucho de vosotros y de vuestra generosidad y buen corazón.Y da gusto leer algo bien escrito y sin faltas por aqui...que emocion.
Eso si yo no soy tan buena ni le habria perdonado en la vida ya que en su pecado llevo su penitencia de la que vosotros le salvasteis.